La Escuela Especial 1 celebró su 50° aniversario


7 de Agosto de 2017

Con un colorido festejo, esta mañana la escuela abrió sus puertas a toda la comunidad educativa. Hubo baile, música y un homenaje emotivo a docentes y directivos jubilados, a los exestudiantes y a las familias que transitaron por la institución.

Esta mañana realizaron los festejos por el 50° aniversario de la Escuela Especial 1 ubicada en el Barrio Progreso de Neuquén. En ese marco, la ministra de Educación, Cristina Storioni, expresó que “la educación especial en la provincia se destaca por su impronta en el trabajo cotidiano para que los niños, niñas y adolescentes con capacidades diferentes de la provincia gocen de su derecho a una educación inclusiva y de espacios donde puedan volcar sus aprendizajes y disfrutar de más oportunidades”.

Por su parte, la presidente del CPE, María Susana Ferro celebró el compromiso de la comunidad educativa que con mucho esfuerzo y dedicación prepararon esta fiesta para la comunidad educativa. A su vez reconoció la tarea docente, “porque en cada sonrisa de los niños y niñas se ve el trabajo, el amor y la dedicación de las seños y profes que cada día les acompañan en sus trayectos escolares”.

La jornada de festejos

Los padrinos de la escuela, el Rotary Club Neuquén, fueron quienes recibieron a la comunidad educativa de la escuela, a las familias y a los vecinos y vecinas del barrio, con una taza de chocolate caliente y facturas.

Tras el saludo a los presentes y la entrega de reconocimientos a directivos y docentes jubilados, se realizó un emotivo descubrimiento de una placa recordatoria del aniversario, realizada por los mismos estudiantes de la escuela en el pre-taller de cerámica.

En el momento de los discursos se invitó a la exalumna Agustina Andreis Coscararte a brindar unas palabras. En medio de la inmensa emoción expresó que “en esta escuela me enseñaron a amar; estoy agradecida a mis amigos y amigas de la escuela por hacerme feliz”.

En el momento de los discursos, las auxiliares de servicio de la escuela se mostraron muy agradecidas por ser parte de la comunidad y por participar de ésta gran celebración. Susana Bravo expresó: “Soy la cocinera de la escuela; estoy agradecida a la directora por este espacio que me da para saludar a todas las familias presentes en este cumpleaños número 50 de la Escuela”.

A su turno, la directora del establecimiento escolar, Claudia Pouso saludó a los presentes y destacó: “Nuestra querida escuela hoy cumple 50 años; y es tiempo de agradecimientos y recuerdos. Quisiera poder encontrar las palabras justas para expresar en este gran día la alegría y la emoción de festejar juntos el tiempo transcurrido”.

“Hoy nos encontramos en una reflexión profunda y permanente en torno a lo que estamos haciendo, de lo que significa educar hoy en el mundo que vivimos. Sostenemos la importancia de que la educación debe contribuir al progreso individual y colectivo, que debe brindar oportunidades para que todos logren una vida más plena, más autónoma, generando espacios para optar, decidir y gozar de igualdad de derechos y oportunidades”, expresó la directora.

“En este sentido tomamos como ejes fundamentales de nuestras intervenciones la transmisión de conocimientos establecidas en la formación de los valores y el compromiso permanente a través de la lucha por el reconocimiento y el respeto de las personas con discapacidad”, indicó y agregó que “la educación es la herramienta fundamental de los pueblos libres, reconociendo a la escuela como motor del desarrollo integral del alumno y el espacio en el que desarrollan experiencias innovadoras. Querida escuela, feliz cumpleaños”.

Finalmente, la directora de Modalidad Especial del Consejo Provincial de Educación, Jadra Jadull, expresó “hoy sentimos un calor distinto, el calor que sólo sentimos en las escuelas que amamos, en las que estamos a diario. En las escuelas especiales siempre se siente este calorcito”. Agregó que una comunidad educativa se construye con las familias, con los alumnos, con los padrinos, con las personas que acompañan. Es una escuela que se construye entre todos, para que la inclusión hoy sea una realidad”.

Al cierre de la jornada, se realizó una presentación musical de los estudiantes de la escuela, que tocaron instrumentos musicales acompañados por el canto de docentes, directivos y auxiliares de servicio. Luego se llevó a cabo un brindis en el SUM y se contó con presentación del grupo de danzas LIHUE y la Sinfónica de Tango.

Participaron del acto las supervisoras de zona Confluencia; la directora de la Escuela Especial 1, Claudia Pouso; la directora de la modalidad Especial del CPE, Jadra Jadull; supervisoras y docentes jubiladas; actual equipo directivo, docentes y auxiliares de servicio de dicha institución; estudiantes, familias, vecinos y vecinas; miembros del Rotary Club Neuquén.

Reseña histórica

La Escuela Especial 1 comenzó a funcionar el 22 de agosto de 1961, con Decreto 2339/61 como Centro de Rehabilitación del lisiado. Las actividades del Centro se desarrollaron en los domicilios particulares de las señoras Teresa y Felisa Jabat, hasta el año 1966.

En ese año comienza a incorporarse niños, niñas y jóvenes con retraso mental leve y moderado. El Centro atendía principalmente a niños, niñas y jóvenes sordos e hipoacúsicos, estando al frente la señora María Teresa Jabat de Bianchi. Pero al aumentar la matrícula surge la necesidad de trasladarse a un local que ofreciera mayor comodidad, por lo que se ubican en calle Láinez 370.

El día 5 de agosto de 1967 por Decreto N° 792 el Centro se transformó en una Escuela Diferencial N°1 siendo la primera directora la señora Diana Massero. La Escuela Funcionaba en una casa cedida por la Iglesia Evangélica Bautista de calle Santiago del Estero 310, atendiendo todos los tipos de discapacidad.

El nuevo local ofreció la oportunidad para la creación de pre-talleres, complemento indispensable en el quehacer de la Escuela Especial. Así nacen los talleres de manualidades, cepillería y cestería. El Rotary Club Neuquén apadrina los talleres, mostrando una vez más su compromiso y servicio a la comunidad.

En 1968, viendo el incremento de la población escolar y la necesidad de contemplar la creación de nuevas secciones, se creó un anexo de la Escuela, que comenzó a funcionar en el Centro Comunitario de Villa María.  Tiempo después llegaría el edificio propio y con él el crecimiento de la primer Escuela Especial de la ciudad de Neuquén.

La escuela cuenta actualmente con 155 niños, niñas y adolescentes. Son 69 en turno mañana, 31 en el turno tarde y 55 en integración.