“El cuaderno de Malvinas”: un punto de encuentro de nuestra historia con la educación


3 de abril de 2017

En vísperas del Día del Veterano y de los Héroes caídos en la Guerra de Malvinas, el Ministerio de Educación y el Consejo Provincial de Educación recibieron este viernes a Florencia Figar Laborde para dialogar y homenajear a caídos y ex combatientes neuquinos.

 

Este viernes 31, se llevó a cabo la charla abierta “El cuaderno de Malvinas”, en el Auditorio del Consejo Provincial de Educación (CPE) con el testimonio de Florencia Figar Laborde.

Florencia, estudiante de la UBA de 22 años, fue quien portó la bitácora de sanciones plasmadas en un cuaderno añejo de “Laprida”; desde su Buenos Aires natal viajó hacia nuestra ciudad para participar de distintos homenajes en la víspera de conmemorarse el Día del Veterano y de los Héroes caídos en Malvinas.

En un sentido acto, Figar Laborde compartió cómo este añejo cuaderno de registros llegó a sus manos y el trayecto que transitó hasta conocer a Gustavo Vera, ex combatiente y vecino de la ciudad de Neuquén; nombre que se repite en ese diario Laprida.

Daniel David, junto a miembros del Centro de veteranos de Guerra de Malvinas Argentina de Neuquén, celebró el reconocimiento a quienes lucharon por la patria y destacó la apertura del Ministerio de Educación como del CPE para comenzar a trabajar juntos en la currícula de las escuelas sobre Malvinas.

La ministra de Educación Cristina Storioni expresó que “en reuniones como la que compartimos hoy, solo hay espacio para el silencio. Estoy convencida que el silencio es memoria, es respeto. No permitamos que sean fechas donde abunden las palabras”. En la oportunidad afirmó que “trabajaremos, articuladamente, para que Malvinas sea parte de nuestra currícula”.

Por su parte la presidenta del CPE María Susana Ferro reafirmó que “como gobierno de la educación de la provincia del Neuquén tenemos el firme compromiso de acompañar a los estudiantes en la construcción de ciudadanía participativa, comprometida, solidaria y abierta siempre al diálogo”. Agregó que #hoy las voces de Malvinas necesitan ser llevadas a las escuelas, a las aulas, para que resuenen en los estudiantes y se repliquen a través de ellos”.

Del encuentro participaron la ministra de Educación Prof. Cristina Storioni, la presidenta del CPE, Lic. Maria Susana Ferro, autoridades del Ministerio de Educación y de las coordinaciones y direcciones del CPE, y miembros del Centro de Veteranos de Guerra de Malvinas Argentina del Neuquén presidido por Daniel David.

Historia del “Cuaderno de Malvinas”

El “Cuaderno de Malvinas”, que a simple vista no es más que un añejo cuaderno Laprida de tapa dura, fue encontrado por un oficial de la Marina del Reino Unido, Martin Bradfort, que participó del conflicto y lo guardó durante más de 30 años, hasta que recibió en su casa a Florencia, en un viaje de intercambio para aprender inglés.

 

Una noche de cena familiar, el Sr. Bradfort, le comentó a Florencia: “Yo pertenecía a los Royal Marines (fuerzas de elite inglesas) y estuve en la guerra en el 82” Inmediatamente sacó una caja que tenía guardada, la puso sobre la mesa y de ahí extrajo un cuaderno que luego le entregó a Florencia. Este contiene el registro detallado de un subteniente argentino durante la Guerra: los enfrentamientos bélicos, los sentimientos de su autor y también los castigos a los que sometía a sus subordinados. Allí están el hambre, el frío, los bombardeos y los temores compartidos. También las fuertes sanciones que recibían los jóvenes soldados.

Florencia, la voz de la juventud que apunta al mantenimiento y fortalecimiento de la memoria deMalvinas, partiendo desde el trabajo en Educación.

“Bradfort me dijo: Esto no es un trofeo para mi, esto es una misión incumplida. Porque yo no conozco al dueño de este diario y tampoco entiendo lo que dice su interior”.

Sobre el cuaderno Laborde explicó: “Yo lo tuve dos años y se lo mostré a mis profesores. Creo nadie se daba cuenta ni dimensionaba de lo que yo tenía en mis manos; sólo quedaba en lo anecdótico. Yo misma tardé dos años en darme cuenta de que esto no podía estar en mi cajón”.

“La misión que me había encargado Bradfort era que lo exponga en algún museo donde la sociedad tuviese acceso a su historia y a los testimonios plasmados en él”.

Sobre el rol de la Educación: “Es importante que los chicos tengan interés por nuestra historia como me inculcaron a mi cuando iba a la escuela. Un interés genuino por conocer la historia y no quedarse callado ante cualquier oportunidad que se no les presente como ésta se me presentó a mí”.

“Ustedes, desde Educación, son quienes gestionan y ayudan a que podamos tener este pensamiento crítico y estas ganas de seguir aprendiendo, porque una pregunta es el inicio a la sabiduría”.